Estos meses en los que nos hemos visto atrapados por el coronavirus están siendo realmente complicados. Si a principio el riesgo a enfermar nos bloqueó ahora y ya desde hace semanas es el temor a perder nuestros trabajos / negocios lo que nos tiene más que en jaque.

Los que han estado trabajando sin cesar en los momentos más difíciles de la pandemia de salud, están cansados y estresados. Los que han estado en Erte han liadiado con el miedo y la incertidumbre. Los empresarios han estado y están (así seguirá siendo durante un largo tiempo) en tensión constante para poder tomar las mejores decisiones para su equipo y su negocio. Todos estamos bajo mucha presión y hay que saber gestionarla.

Una de las figuras clave en estos momentos es el líder. Sin un gran líder, serio, responsable, cabal y con capacidad de decisión es muy probable que los negocios no aguanten este embiste tan duro e intenso. La capacidad de liderazgo se ve ahora más que nunca, puesta en evidencia y se verá claramente quien realmente lo es por sus acciones y quien a pesar de “venderse como tal” no cumple con los requisitos y por ende, con las expectativas que no son más que saber llevar la situación y al equipo a buen puerto.

7 claves para un gran líder en tiempos de coronavirus

Lo más importante en este momento es ser un líder y no un jefe. Si eres de los que aún actúa como jefe antiguo, de los narcisistas, de los de imponer, de los de solo ver problemas y no aportar soluciones, de los de culpar… Estarás ya a estas alturas fuera de juego y no sólo tú sino lo más importante, tu equipo y tu empresa.

Ahora toca tirar de spicología, de inteligencia emocional y de saber ante todo, tener empatía y resiliencia. Hay que ser, por encima de todo… Humano. Estamos en un momento único, de dolor general, de preocupación y de sacar la capacidad humana para poder tomar decisiones acertadas.

Hay que saber equilibrar entre las necesidades de las personas y las del negocio y sólo así se podrán salvar ambas. Porque te pongas como te pongas, tu empresa necesita de las personas y por más que las aprietes no conseguirás nada positivo, al contrario. Necesitas que aúnen fuerzas, proactividad y recuperen la ilusión para dar lo mejor de sí a tu negocio. Sé inteligente y no te tires piedras sobre tu propio tejado.

¿Qué claves pueden ayudarte a ser un gran líder en estos momentos?

Mantén la calma

Ante todo, tienes que mantener la calma. Por nervioso que estés, por más que se compliquen las cosas, la calma hay que mantenerla al menos, frente a tu equipo. Ellos tienen que ver en ti a un líder tranquilo y que no se deja llevar por las emociones (que las tendrás, pero debes saber dónde exponerlas). Si tú no transmites tranquilidad y seguridad, ellos tampoco la tendrán.

Empodera a tu equipo

Es el momento de dar fuerza a tu equipo, confiar en ellos, darles esa muestra de que apuestas por ellos y que se sientan más que nunca, parte de la empresa. Así podrán tener un extra de motivación para empujar cuando las cosas se ponen difíciles como ahora.

Comunica con claridad

Es el peor momento para ocultar información, para tapar, para no ser claro. Con la verdad y la claridad se llega más lejos que de ninguna otra forma. Mejor que se enteren por ti de la situación real y que podáis comentarlo en confianza.

Comunica de forma anticipada antes de generar incertidumbre que lleva al miedo.

Sé humano – tira de compasión

Piensa en que tu equipo está compuesto de personas que tienen cada uno de ellos su situación personal así que se humano y tira de toda la compasión que puedas. Ellos la necesitan pero tú también porque en cuestiones de salud nunca sabemos cuándo nos puede tocar.

Trabaja la comunidad – Colabora

El equipo debe ser más equipo que nunca. Si no lo veis así, no se podrá remar en la misma dirección y tú, como líder, eres una parte fundamental del equipo pero también parte de él. Trabaja en y por la comunidad. Forma parte de la misma y arrima el hombre cuando haga falta más que nadie. Es la forma de generar mayor confianza en tu equipo.

Sé eficiente y resolutivo

Hay que dar “el do de pecho” y ser más eficiente y resolutivo que nunca. El margen de error ha disminuido a límites insospechados y hay que ser resolutivo, rápido pero también eficaz. Piensa, medita las situaciones – decisiones – consecuencias pero sé eficiente y ágil.

Planifica y anticipa

Y por supuesto, si algo nos ha debido enseñar esta crisis es que debemos ser previsores. El coronavirus nos ha pillado desprevenidos pero sobre todo, muy confiados. Cuando salgamos de esto y tu empresa esté estabilizada mínimamente, dedica tiempo, esfuerzos y recursos a planificar y ser previsor ante posibles situaciones venideras.

Si eres un líder y te estas viendo superado, algo más que normal en esta situación, no quieras ser Superman. Con ayuda profesional es todo mucho más fácil. Con Coaching podrás transitar este camino de forma más segura, eficiente y eficaz sin desfallecer. Estamos online conectados para ayudarte y sobre todo, acompañarte.