Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


20/12/2018

Escrito por María Alcaraz

objetivos 2019

Cada año cuando llega diciembre, nos ponemos arduos en la tarea de marcar objetivos para el siguiente año. Nos comemos el mundo. Nos pensamos que vamos a ser capaces de hacer toooooodo lo que hasta el momento no hemos sido capaces. Hacemos un listado como si no hubiese un mañana y no paramos de listar hasta que nos cansamos. Mil y una cosa. No tenemos en cuenta nada: ni tiempo, ni recursos, ni energía… Que por propósitos y objetivos, ¡no quede! Y esto, es altamente negativo. ¿Por qué? Porque no es saludable marcarnos miles de objetivos que luego no vamos a cumplir y que nos van a llevar a una decepción brutal.

Leer más »

tensiones familiares navidad

Sí, aunque no lo parezca, hay temas “intocables” en los encuentros familiares y de amigos de las próximas navidades. Y sí, también es un tema que puede trabajarse a través de sesiones de coaching porque si algo sale a relucir en Navidad son las posibles “rencillas” o temas pendientes de gestionar con la familia. Y es que por mucho que nos queramos y adoremos, como se suele decir… En todas las familias cuecen habas. En unas más que en otras, o en algunas se expresan más y en otras se guardan más bajo la alfombra pero la familia es algo impuesto que no elegimos. Cada uno es “de su padre y de su madre” aunque cuando seamos hermanos. Con esto queremos decir que cada uno tiene su forma de ser, sus conflictos internos, su versión de la historia y entre todo eso más las “obligadas” citas navideñas, se crea un cocktail que a veces, es más que explosivo.

Un cocktail que es necesario aliviar de ingredientes hasta dejarlo en una bebida agradable y consumible por todos. Porque aunque en todas las familias haya conflictos, ni de lejos, una reunión de Navidad es el lugar para ponerse a resolverlo. Sobre todo, porque no lo vamos a solucionar sino que solo generaremos mal ambiente, una incomodidad generalizada y que todos suframos una mala velada. Y ¿qué necesidad hay de eso?

Leer más »

pensar, decidir, hacer

¿Por qué hay que pensar, hacer y decidir para el futuro? Porque estamos tan metidos en la vorágine del día a día que no nos paramos jamás ni un instante a pensar con proyección. Y es necesario porque perdemos la perspectiva, porque no sabemos qué está ocurriendo en nosotros mismos en todos los aspectos de nuestra vida y sobre todo, no tenemos una conciencia plena de lo que pasará en lo que queda por venir y se escapará de nuestro control.

Nosotros somos los dueños de nuestro presente y sobre todo, de nuestro futuro. Si no ponemos acción y determinación sobre ello, será como un barco sin rumbo. Y luego vendrán los lamentos, la infelicidad y la desazón. Querremos volver al pasado para enmendarlo y señores, eso es inviable. Eso no se puede hacer. Así que lo mejor es tomarse un tiempo de reflexión, analizar nuestra vida y tomar decisiones acertadas.

Leer más »

14/11/2018

Escrito por María Alcaraz

estrés positivo eustrés

Estrés positivo, ¿existe? Pues sí, parece que sí. Nos pasamos el día quejándonos del nivel de estrés que tenemos y de las consecuencias que tiene en nosotros. Gracias a esa queja o como consecuencia, tenemos incluso, más estrés y nos tiramos literalmente de los pelos, o nos damos atracones de comida, o no dormimos o lo más habitual, estamos todo el día de mal humor. Nuestra productividad está por los suelos, nuestra vida profesional se tambalea y de la personal, ni hablamos. Así, sin darnos literalmente cuenta, nos pasamos el día. El estrés nos consume y no le ponemos remedio porque nos hemos acostumbrado a vivir así.

Pero, aunque el estrés tiene tan mala fama y es que realmente es muy nocivo para nuestra salud, parece que hay algo positivo en él. O mejor dicho, hay un tipo de estrés que es beneficioso y del que podemos sacar mucho partido. ¿Cómo se llama, qué es y cómo hacernos con él?

Leer más »

25/10/2018

Escrito por María Alcaraz

Director analítico

El puesto de directivo es un rol que por lo general se ha desarrollado mediante el entrenamiento del sentido común, de la experiencia, de la formación y de ciertas habilidades. Un directivo con experiencia es más valioso que uno que carece de ella, sobre todo porque con la experiencia desarrollamos ciertas intuiciones, ligadas al sentido común que los años de trabajo han proporcionado. Esta disciplina, la dirección de empresas, va unida o reforzada con estudios que apelan al llamado método del caso, popular en las escuelas de negocio, para simular situaciones reales.

La práctica hace al maestro, es una frase que acompaña mucho a los altos directivos. La suerte no cae del cielo y si quieres llegar a lo más alto lo ingredientes esenciales son el trabajo, la perseverancia y la constancia. El trabajo directivo lo compone un número elevado de habilidades, circunstancias y contextos propios de una persona que lleva trabajando mucho tiempo y tiene no solo conocimientos académicos, sino práctica. No se trata de un movimiento mágico de varita lo que hace que los beneficios de una compañía aumenten, son más las decisiones, el trabajo, la gestión.

Leer más »