Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


perfeccionismo

Ser perfeccionista está bien y es algo positivo siempre y cuando… ¡Se controle! Toda virtud puede convertirse en nuestro mayor enemigo si no sabemos parar en el momento justo y adecuado. Todo tiene un límite y en el equilibrio está la buena virtud. Ser perfeccionista y querer que todo esté “perfecto” puede ayudarnos a elevar nuestro nivel de calidad en el trabajo pero también puede destruir nuestra cuenta de resultados. ¿Por qué? Lo descubrimos.

Aspectos positivos del perfeccionismo en el trabajo

A priori el perfeccionismo está considerado como un aspecto positivo dentro de la esfera laboral (y también de la personal). Querer hacer las cosas bien, excesivamente bien y llegando incluso a rozar la perfección (porque la perfección no existe como tal) es un punto a favor que siempre se tiene muy en cuenta. Es considerado como una virtud y quien lo practica, valorado positivamente gracias a esta cualidad. De hecho, consideramos que es una virtud hasta tal punto que en las entrevistas de trabajo o cuando hablamos de nuestras cualidades… Lo reseñamos y resaltamos.

Ser perfeccionista consiste en pretender siempre hacer esa tarea que se nos tiene encomendada… ¡mejor! Que esté mejor hecha, que tenga un nivel más de calidad, que cumpla con creces los tips de calidad marcados y esté por supuesto, muy por encima de los mismos. Así que hasta cierto punto, es algo altamente positivo porque nos ayuda a ser mejores.

Leer más »

25/09/2019

Escrito por María Alcaraz

buscar trabajo

La última crisis económica en la que todos nos vimos inmersos nos hizo replantearnos muchas cosas y situaciones en el entorno profesional. Dicen que enero empezaremos a sufrir los efectos de la nueva recesión que ya tenemos en ciernes. Uno de las primeras y más cruentas consecuencias de estos retrocesos o altibajos económicos son los despidos y pérdidas de empleo. Tanto si es porque se ha perdido el trabajo como si es una primera búsqueda laboral, el primer punto que hay que tener muy en cuenta a la hora de buscar trabajo es precisamente, tomárselo como eso, como un trabajo en sí mismo. Es una responsabilidad y es un trabajo. Buscar trabajo es un trabajo.

Leer más »

sindrome postvacacional

A estas alturas de septiembre ya deberíamos estar más que a pleno rendimiento en nuestros trabajos después del parón vacacional – veraniego. Aunque esto es el escenario ideal la realidad es bien distinta. El síndrome post-vacacional se apodera año tras año de nosotros y nos cuesta la misma vida retomar y volver a la normalidad. Al ser algo que nos invade cada vez que tenemos vacaciones (navidad, semana santa, verano)… ¿Por qué nos sigue ocurriendo? ¿Por qué no hemos encontrado el origen de este problema? Y lo que va más allá, ¿es el síndrome postvacacional un reflejo de que realmente no nos gusta lo que hacemos – nuestro trabajo?

Síndrome postvacacional

Por definición, el síndrome postvacacional es “el estado que se produce en el trabajador al fracasar el proceso de adaptación entre un periodo de vacaciones y de ocio con la vuelta a la vida activa, produciendo molestias que nos hacen responder a nuestras actividades rutinarias con un menor rendimiento”.

Sí, has leído bien… “el fracaso en el proceso de adaptación” es decir, lo primero es que mantiene que es el no haber conseguido algo que se presuponía teníamos que realizar de forma exitosa y lo segundo, es que tomamos consciencia de que existe un periodo de adaptación a la vuelta (no todo está perdido ni estamos en contra de nuestra propia vida).

Todo está ligado y por lo tanto, si el proceso de adaptación no está bien hecho y no conseguimos superar esa desidia y tristeza por las vacaciones pasadas, caeremos en el que llamamos el síndrome postvacacional.

Leer más »

resultados cualitativos

Nos pasamos el día con números, cifras y datos basados en resultados milimétricos. Está fenomenal en determinados casos y circunstancias a medir incluso, para valorar a nuestros empleados pero no puede ser todo lo que tengamos en cuenta de ellos si queremos tener una valoración completa y objetiva. Los resultados “no numéricos” de nuestro equipo son vitales para saber en qué punto están y sobre todo, cómo podemos ayudarles a aumentar su rendimiento, productividad y por lo tanto, satisfacción profesional – personal.

Leer más »

13/08/2019

Escrito por María Alcaraz

contratación

Aunque parezca que no, esto ocurre y mucho. Y no es porque el candidato no reúna las características que se buscan – necesitan. No es porque el candidato no se integre en el equipo o no tenga cualidades sociales… Hoy queremos centrarnos en cuando la empresa no es consciente de su situación actual y contrata a personas que no van a encajar por más interés que pongan. La empresa no está preparada para determinados perfiles.

Empresas obsoletas y antiguas

Las hay. Todavía existen. Pareciera que en el siglo XXI, en el año 2019 y casi ya mirando al 2020, todas las empresas deberían estar más que actualizadas y modernizadas… ¡En todos los aspectos! Pero la realidad, al menos en nuestro país, es bien distinta.

Hay muchas empresas, sobre todo las de origen y “estirpe” (ya solo la palabra huele a antiguo) familiar que les cuesta adaptarse a los nuevos tiempos. De hecho, les genera tanto rechazo esto de evolucionar que suele ser el motivo de su posible fracaso con los años.

Cuántas empresas familiares vemos fracasar ahora después de años y décadas de historia y de éxito precisamente porque los que la dirigen no saben soltar a tiempo y dejar paso a las nuevas generaciones – nuevas fórmulas y terminan por “cargarse todo” a golpe de ego.

Leer más »