Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


19/12/2017

Escrito por María Alcaraz

A pocos días de cerrar el año 2017 y comenzar el nuevo 2018, toca hacer balance de nuestro negocio – empresa y evaluar todo lo que ha acontecido en ella durante estos últimos doce meses. El objetivo es poder extraer conclusiones que nos ayuden a tomar decisiones acertadas sobre las acciones a ejecutar en el próximo ejercicio. Sin un buen análisis y unas conclusiones basadas en datos, estaremos navegando sin rumbo fijo y por supuesto, sin solidez.

Es el momento de revisar todas las partidas y áreas de nuestra empresa, tanto en tareas ejecutivas, logísticas, producto, marketing, personal… Y ahí es donde entramos hoy: en la revisión de algo fundamental para el buen funcionamiento de tu equipo y por consiguiente, de tu empresa… ¡La Productividad!

¿Por qué es importante la productividad en tu empresa?

Si tu equipo, tanto de forma individual como de forma colectiva, no es productivo, todo irá de mal en peor. Pueden pasar mil horas en la oficina o incluso, trabajando pero de poco servirá si no existe un índice de productividad saludable. Porque a estas alturas del partido, ya todos hemos comprobado que pasar cientos de horas seguidas en la silla o en el puesto de trabajo, no significa que se esté trabajando o incluso, aunque sí se estén haciendo tareas laborales, no implica que sean de gran calidad ni óptimas porque el cansancio, la desconcentración y la desmotivación nos afecta y mucho y además, más y más cuanto más tiempo estamos en la oficina.

Así que la productividad y trabajar para alcanzarla al máximo es realmente importante para ti y tu empresa porque así conseguirás que el trabajo salga y se realice de forma óptima y que además tu equipo esté satisfecho con lo que hace lo que llevará a aumentar sus niveles de felicidad sin que ello implique hipotecar su vida al trabajo (porque trabajamos para vivir y no vivimos para trabajar). La vida personal, el ocio y, por supuesto, el descanso es básico para todos.

¿Cómo está la productividad actualmente en tu equipo?

Para poder tomar acciones con el objetivo de sanear, mejorar y aumentar la productividad en tu empresa, el paso básico es medir y evaluar cómo está la situación actualmente. Si no sabes cuánto hay de algo, no podrás tomar decisiones para mejorarlo (en caso de que sea necesario). Ten en cuenta que la productividad es algo que siempre debemos estar vigilando y cuidando porque cualquier factor puede hacerla tambalear: asuntos personales, problemas de salud, una mala relación con un cliente – compañero – proveedor, objetivos poco claros… Es un trabajo el de cuidar la productividad constante, permanente y a largo plazo.

Para poder conocer la salud de la productividad en tu negocio y poder medirla, hay algunos métodos que pueden ayudarte.

–       Comunicación interna en positivo y productiva antes de empezar: Medir la productividad es algo positivo porque con ello podrás implementar decisiones acertadas no sólo para que la empresa funcione mejor sino para que los empleados y miembros del equipo sean más felices pero a veces, que alguien venga a “vigilar lo que hacemos” de repente, puede causar rechazo o preocupación. Es importante que lo tengas en cuenta y comiences el proceso de forma transparente y realizando una comunicación interna fuerte, sólida y basada en aspectos positivos. Cuenta qué vas a hacer, por qué, para qué y qué beneficios va a aportar a cada uno.

–       La productividad no se mide en todos igual – Marca indicadores por departamento o puesto laboral: No todos los miembros de tu equipo hacen la misma tarea ni tienen los mismos desempeños así que por supuesto, su productividad tampoco se medirá de la misma manera y tendrá los mismos valores. Debes hacer, antes de nada si no lo tienes ya, un trabajo de evaluación de puestos laborales dentro de tu compañía, determinar las tareas de cada puesto, marcar objetivos individuales y departamentales y señalar qué indicativos te serán útiles medir para tener en cuenta su productividad. Un comercial dependerá de cuántas reuniones cierre o cuantas visitas haga, cuántos contratos cierre mientras que un creativo gráfico tendrás que tener en cuenta las horas que emplea en un proyecto determinado.

–       Determina periodos de métricas: Para poder evaluar la productividad de una empresa, hay que ser realistas y marcar un periodo de extracción de resultados. No vale o no será útil poner en marcha determinadas acciones si antes no sabes qué está ocurriendo o si sólo has tenido en cuenta un momento determinado (en el que puede que estén ocurriendo muchas cosas). Así que si te vas a poner a ello, marca un periodo x (dependerá de tu empresa, de lo que vendes y también de cada departamento) para poder medir todas tus variables que has determinado y después, extraer conclusiones.

Con todo esto, ya puedes tener resultados fiables y con los que trabajar y ponerte en marcha. Cuando empieces a ver esas métricas, mantén la calma y antes de tomar decisiones drásticas, sé objetivo y determinar todos los factores que están afectando a esa productividad porque todo cuenta, no sólo las personas. Algunos factores que pueden influir son:

  • El ambiente de trabajo: que todo funcione bien entre los compañeros, que no haya problemas ni conflictos a resolver
  • Los salarios: si tu pagas con retraso las nóminas, por supuesto no puedes pretender que todos estén felices, motivados y sean muy productivos
  • Los colaboradores cuenten con las herramientas necesarias: si hay que hacer todo a mano en lugar de tener una herramienta online para la gestión de las tareas por ejemplo, la productividad estará mermada considerablemente por muy buena voluntad que pongan las personas
  • Respetar el horario y el tiempo libre: si estamos absolutamente todo el tiempo en contacto con el equipo incluido su tiempo libre y fuera del trabajo, al final esa persona no desconecta, no trabaja, estará angustiada y cuando esté trabajando su productividad también será muy baja

Así que todo esto hay que mirarlo también además de las horas y tareas determinadas que hace cada uno al cabo del día y de un tiempo.

Cuando tengas todo evaluado y quieras poner soluciones, una de las acciones más saludables y que más pueden ayudar a tu equipo es incluir sesiones y rutinas de coaching o programas de formación para conseguir que la empresa sea más productiva. Contacta con nosotros y diseñaremos un plan personalizado y a medida para tus objetivos.

Déjanos un comentario