Emprender está de moda y la muchos nos hemos instalado por nuestra cuenta profesional de un tiempo a esta parte. La crisis de 2008 propició y acrecentó el ser emprendedor y nos empujó a poner nuestros propios negocios ya que muchos, se quedaron sin trabajo. Eso de ser freelance, autónomo, emprendedor está cada vez “mejor visto” y muy valorado socialmente. Pero, no nos liemos la manta a la cabeza y nos “obliguemos” a nosotros mismos a hacer algo que realmente no nos gusta o para lo que no estamos seguros. No todos tenemos que ser emprendedores, empresarios ni tener un negocio propio. Trabajar por cuenta ajena también está bien, muy bien. Lo más importante es que cada uno haga lo que realmente considere que es su objetivo y con lo que esté contento y satisfecho.

Mentalidad emprendedora

La mentalidad emprendedora es esa fuerza y energía interior que nos mueve a comenzar algo por nuestra cuenta, nos motiva hacia coger las riendas de algo de forma creativa porque es algo que inicia en nosotros. En conclusión, emprender es crear algo, ya sea un negocio, una actividad, un hobby… eso es emprender: empezar algo propio.

Por lo tanto, de naturaleza, todos somos emprendedores porque el ser humano es muy de crear y hacer cosas constantemente (obviamente estamos generalizando y ya dependerá de la personalidad de cada uno). Pero ser emprendedores, lo somos todos, otra cosa es que por la situación personal de cada uno, por carácter, por momentos de la vida o por empuje, lo hagamos y ejecutemos o seamos más rezagados y desistamos de emprender.

Lo que hay que tener muy claro en este punto es que ser emprendedor no solo se limita a un negocio. Ser emprendedor es crear algo y lo repetimos de nuevo porque pensamos que solo se puede emprender si ponemos un negocio. Emprender como decíamos es crear un negocio, sí, pero también es iniciar una actividad deportiva de forma grupal y crear ese equipo, crear un hobby al que le pongas mucha pasión y le incluyas un protocolo de actuación. Emprender también es poner en marcha ese sueño de viajar durante un año en autocaravana. Emprender es crear algo que te apasiona y puede que te de dinero de vuelta como retorno (negocio) o que el retorno sea en satisfacción personal solamente que no es poco.

Así que para resumir, mentalidad emprendedora tenemos todos y todos lo somos, el cómo y en qué faceta, es cuestión de cada uno.

Emprender laboralmente o ser empleado

Como decíamos al comienzo del post, emprender está de moda y parece que a la gran mayoría nos ha picado el gusanillo de poner nuestros propios negocios. Puede que la motivación venga como decíamos por la crisis de 2008 en la que se perdió mucho empleo y emprender fue la salida de muchos para continuar activos o porque las nuevas tecnologías y el cambio de paradigma social y profesional ha beneficiado que podamos acceder a un mercado laboral entendido de otra manera.

Sea como sea, ahora emprendemos más y tenemos mayor capacidad de poner negocios a menor escala sin necesidad de grandes inversiones. Pero, no nos confundamos, esto no significa que ahora todos tengamos que ser emprendedores y que emprender mole tanto que sí o sí, tengamos que serlo.

Esta semana hablábamos con una clienta que tenía todo para ser empresaria: es farmacéutica y de familia le vienen varios negocios de farmacia. Todo el mundo podía pensar que tenía la vida hecha, fácil y con su propio negocio. ¿Qué más se puede pedir para ser feliz que tener un negocio hecho para ella, funcionando y además de los que rara vez, quiebran? Pues a ella no le hacía feliz, al contrario. Su nivel de ansiedad era tal que hasta tuvo problemas de salud derivados de este estrés por insatisfacción.

¿Solución? Vendió la farmacia y buscó trabajo por cuenta ajena en una farmacia. Un horario determinado, no tener las preocupaciones de la gestión integral del negocio (con lo todo lo que implica) y una seguridad mensual económica que seguro más baja en cantidad pero lineal, ha sido lo que le ha proporcionado esa felicidad que no tenía.

Y es que no todos somos queremos ser empresarios y asumir esas responsabilidad extras. Ser empleado por cuenta ajena es estupendo y se pueden hacer muchísimas cosas dentro de una empresa. De hecho, hay un movimiento que cada vez toma más fuerza denominado “intraemprendedores” que consiste en emprender dentro de la empresa en la que trabajas. ¿Se puede? Si tienes líderes que te apoyan a ti a tus decisiones, por supuesto. Puedes crear amparado en un empleo que te aporta otros aspectos positivos.

Si estás dudando entre emprender o no, si no sabes si realmente es para ti y quieres encontrar la total felicidad en tu trabajo, con coaching podemos ayudarte y acompañarte en tu camino. En Utopía crearemos tu plan de acción para avanzar en la línea que realmente sea la mejor para ti.