Los pilares de un equipo productivo

Aunque son muchos los factores que influyen en el rendimiento de un equipo, aquellos que constituyen la base sobre la que deben asentarse los cimientos de un equipo que funcione a la perfección apenas son dos o tres.
Ocurre con cierta frecuencia que los líderes intentan mejorar ciertos detalles del funcionamiento de su equipo, cuando su prioridad debería ser profundizar en los problemas estructurales. No tiene sentido intentar mejorar pequeñas cosas para hacer que nuestro equipo sea más productivo si no está cimentado sobre bases sólidas.

Los seis puntos siguientes son capitales para conseguir un grupo unido y productivo. Si alguno de estos seis puntos no se cumple, es necesario revisar por qué antes de plantearse nuevas formas de mejorar el rendimiento del equipo. 

1) Cohesión

En los grupos de personas siempre surgen conflictos personales. Estos problemas se agravan cuando se trata de un equipo de tamaño medio y crecen exponencialmente con la presión. Los buenos profesionales pueden intentar ignorarlos en su trabajo diario, pero es indudable que estos conflictos afectan a la cohesión del grupo y, por lo tanto, a su rendimiento.

Es ingenuo pensar que en los grupos humanos no se originan problemas entre las personas. Que existan vías para resolver estos conflictos de forma satisfactoria para todas las partes constituye un mecanismo importantísimo para evitar fracturas dentro de un equipo.

2) Comunicación

Probablemente el pilar más importante en lo que a la gestión de equipos se refiere. Un equipo compuesto por fantásticos profesionales que no son capaces de comunicarse de forma apropiada entre sí está abocado al fracaso. Los problemas de comunicación son frecuentes en equipos formados por profesionales muy especializados o que pasan mucho tiempo aislados del equipo.

Sin una buena comunicación la coordinación resulta muy complicada y, sin una buena coordinación, la productividad de un equipo siempre estará muy por debajo de su máximo potencial. Es labor de un buen líder facilitar este punto estableciendo unos canales de comunicación apropiados y alentando a los profesionales que componen su equipo a hablar entre ellos.

3) Compromiso

Un equipo comprometido es un equipo con muchas posibilidades de éxito. No importa disponer de un equipo maravilloso si no se sienten comprometidos para alcanzar una meta común. El compromiso aportará ese pequeño extra que necesitan las personas para pasar de hacer un buen trabajo a hacer un trabajo excepcional, es el factor determinante que hace que un equipo haga el trabajo suficiente para cumplir con el expediente o que dé todo lo que tiene para hacer algo de lo que sentirse orgullosos. Existen muchas formas de crear compromiso con una causa o una empresa, pero todas tienen como resultado una mejora notable de la productividad.

4) Motivación

Es importante diferenciar entre la motivación personal, que sin duda es capital para que un profesional alcance su máximo potencial, de la motivación colectiva. La motivación colectiva sirve principalmente a dos propósitos importantes: Por un lado, refuerza la motivación de cada uno de sus integrantes. Por otro lado, atenúa los cambios de ánimo individuales. Es mucho más sencillo mantener a un profesional motivado si está rodeado por un equipo motivado. Del mismo modo, es mucho más sencillo atenuar el descontento con su empresa o su situación profesional de una persona en particular si está rodeada de personas que son felices en su trabajo.

5) Medios

Disponer de herramientas apropiadas es tan importante para obtener buenos resultados del trabajo de un equipo como disponer de las personas apropiadas. No importa que nuestro equipo esté formado por los mejores profesionales del mundo, si no se les proporcionan los medios para hacer su trabajo estaremos desperdiciando gran parte de sus energías.

Se puede dar el caso también de que el equipo dispone de los medios, pero no sabe cómo utilizarlos adecuadamente. Es importante tener en cuenta la importancia de mantener al equipo formado y alentarles a investigar soluciones que resuelvan sus limitaciones técnicas.

6) Propósito

Es sorprendente la cantidad de equipos que fracasan por no tener unos objetivos bien definidos y un propósito claro. No sirve de nada disponer de recursos infinitos si no está muy claro en qué deben enfocarse. La definición de metas e hitos intermedios debería ser el punto más importante en torno al cual construir un equipo, porque será lo que dicte en último término las necesidades del mismo.

En la mayoría de los casos,  la labor de mantener saneadas las raíces de los equipos recaerá sobre un buen líder y un ecosistema laboral adecuado.

El ecosistema laboral debe ser el encargado de proporcionar a todo el mundo las herramientas necesarias para facilitar el mantenimiento de los cimientos sobre los que se sustentan los equipos.

El líder debe ser el encargado de marcar las líneas maestras, asegurarse de que los profesionales utilicen las herramientas que les proporciona la empresa y anticiparse a las necesidades particulares de los integrantes de los equipos.

Acerca de mí

Soy especialista en SEO y Desarrollo Web y un completo apasionado de la Productividad Personal, aunque lo que más me gusta de mi trabajo es poder aplicar mis conocimientos a la dirección de equipos y la gestión de proyectos. Puedes seguirme en mi blog danielgrifol.es

Team building Madrid