Tienes un empleado, un buen empleado que trabaja muy bien para ti y tu negocio pero, te enteras de que además, tiene un proyecto propio, una empresa… ¿Te molesta? ¿Es perjudicial para su trabajo a full time en tu empresa? ¿Le restará atención y energía? Descubramos los pros y los contras de que tus empleados tengan otros proyectos además del que trabaja para ti.

Tu empleado no es de tu propiedad

Para poder entender lo que vamos a exponer en este post y sacar el máximo partido de situaciones que no solo no puedes evitar sino que si lo tratas bien, te van a beneficiar, lo primero a aceptar es que tu empleado no es de tu propiedad y este punto te cualificará como un buen líder.

Un empleado de tu empresa trabaja para ti en un horario determinado, con unas funciones marcadas y al que recompensas por ello con una retribución determinada (en dinero, beneficios sociales, formación, etc). Pero, ni eres dueño de su tiempo (incluso del que está trabajando para tu empresa) ni puedes prohibir ni coartar su libertad de vida.

Cada uno puede y debe tener la libertad de hacer lo que quiera, cuando quiera y como considere oportuno. Y nadie es dueño de nadie por mucho que le pague. Así que si tu empleado tiene otro proyecto en paralelo deberás aceptarlo. El aprovecharlo como oportunidad ya es otro punto que deberás trabajarte a otro nivel. De hecho, si prohíbes y/o condicionas a tus empleados, el que más va a salir perdiendo siempre, serás tú.

¿Por qué un empleado emprende un proyecto propio en paralelo a su trabajo habitual?

Razones y motivos hay varios pero casi todo radica en la iniciativa de la persona.

Cuando somos empleados de una empresa, buscamos tener por supuesto, nuestro puesto de trabajo con cierta seguridad, es lo más valorado en estos casos y lo que nos ancla al mismo. La seguridad es algo que sobre todo, a medida que pasan los años, valoramos más y más. Por eso buscamos puestos de trabajo fijos (que eso de fijos es cada vez más irreal) y hay quien emplea años y años de su vida en obtener una oposición en la que se dejan mucho.

Pero esta seguridad también tiene otras aristas y es que nos convierte en sus propios esclavos y nos “pica” algo cuando pasan los años y nos acomodamos. En la naturaleza de la persona (y siempre hablando en generalidades), está el buscar nuevos retos, en movernos, en querer salir de la zona de confort (aunque luego ejecutarlo cueste más). De ahí que esa tan ansiada y perseguida seguridad se convierta en determinadas ocasiones en nuestro peor enemigo.

Esto ocurre en todas las facetas de la vida, no solo en el trabajo: en la pareja, cuando estamos estables y bien, aparece el aburrimiento y queremos cambiar o al menos, lo pensamos (aunque luego veamos que la seguridad que teníamos es mucho mejor).  También incluso en nuestra casa – hogar. ¡Cuántas obras se empiezan en casas que las ponen boca abajo porque queremos hacer cambios en lo que nos rodea! Nos gusta cambiar, nos gusta evolucionar porque de eso, va la vida.

Ahí está uno de los motivos principales de por qué alguien que tiene ese puesto laboral que siempre ha soñado, decide emprender en paralelo. Necesita algo más allá de la ansieda seguridad y es que esa seguridad, ya la tiene ¿qué es lo siguiente?

Otra de las razones por las que se deciden / nos decidimos a emprender un negocio en paralelo es por ambición. Al igual que el motivo anterior, el ser humano necesita y quiere más. Conformarnos es algo que no lo tenemos muy bien asimilado (y está bien así) así que nos movemos, hacemos algo y lo de emprender, está muy de moda así que ahí vamos, nos lanzamos.

La facilidad actual es otro de los puntos que nos ayudan ahora a tener un negocio – proyecto en paralelo a nuestro puesto de trabajo. Gracias a internet y la accesibilidad de todo, podemos en nuestros ratos libres, diseñar lo que queramos, lanzarlos y probar a ver qué tal sin que nuestra seguridad laboral se vea afectada.

En conclusión, un empleado de tu empresa tiene muchos motivos para emprender un negocio en paralelo. Puede ser porque esté muy motivado o al contrario, porque no lo esté nada allí donde esté y quiere probar algo nuevo. Puede que sea porque necesita un cambio en su vida pero prefiera ir sobre seguro. También porque su ambición lo “empuja” o porque siempre ha querido hacerlo y ahora se han alineado más las piezas de su situación personal.

Si para ti como empresario es una oportunidad o un riesgo, lo veremos en el siguiente post pero antes de tomar ciertas decisiones si te encuentras con esta situación, investiga, infórmate bien y quizás también te ayude tener acompañamiento para el proceso. En Utopía estamos especializados y sabemos analizar contigo qué es lo mejor para tu proceso.