Este año si hay algo que todos debemos aprender a hacer en estas fiestas es la aceptación. Debemos aceptar que estas navidades van a ser diferentes, que no podremos estar con todos los que nos gustaría y que esos planes que siempre tenemos y esperamos con ilusión para estos días, tendrán que esperar un poco más.

Y es que el Covid19 ha marcado el año 2020 y por supuesto, no se iba a quedar tranquilo y nos tiene en jaque también estas navidades. Hay que aceptarlo y por mucho que nos cueste, el ser humano no es muy de aceptar y le cuesta. Así que trabajemos la aceptación con algunos tips para que todo sea más llevadero.

La situación: análisis

Lo primero que tenemos que tener claro para poder trabajar la aceptación es la situación en sí misma. Antes de poder aceptar una situación debemos analizar las posibilidades de cambio de la misma y si podemos hacer algo por modificarla.

Si aceptamos lo primero que se nos viene sin estudiar las posibilidades será más complicado y siempre nos quedará el sentimiento de estar forzados a ello cuando podíamos haber hecho algo diferente.

En este caso, la Navidad de 2020 está marcada por el Covid y poco más podemos hacer que aceptarla y jugar según nuestras cartas, posibilidades y normas impuestas y las que son lógicas para nuestro entorno.

No depende de ti

Como decimos, el Covid19 y sus consecuencias sobre esta navidad no depende de ti así que deja de castigarte por no poder estar estos días con tus padres o tus abuelos. De hecho, celébralo porque si no lo haces, estás siendo responsable y es muy positivo para todos.

Ya está. Es lo que más te va a ayudar para aceptar que esto es lo que hay. Y a partir de aquí, acomodar la situación.

La aceptación empieza por entender la situación, asumir responsabilidades (las que sean en cada momento) y poder actuar con ese escenario. Aunque lo repitamos varias veces, esta es la fórmula maestra para la aceptación de cualquier situación.

Si tú no has sido el causante de algo, no puedes asumir responsabilidades (y eso que nosotras somos muy de enseñar a asumir las responsabilidades de cada uno) y te permitirá gestionar la aceptación desde otro lugar que no es la lucha.

Toma consciencia de la situación

Negar que no puedes irte de viaje, que no puedes ver a los tuyos o que no es el año para hacer lo que te gustaría no te va a ayudar a llevarlo mejor, al contrario, te va a sumir en un gran sufrimiento.

Deja de quejarte, de pegarte cabezazos y de hacerlo más difícil par ti mismo/a. Si al final con esa actitud solo vas a sufrir tú. Este año es así y nada ni nadie lo va a cambiar y menos, a estas alturas. Lo único que podría pasar es que vaya a peor con más restricciones o incluso, que si no somos responsables, pase algo de salud para los nuestros. Vamos a estarnos quietos y a aceptar.

Paciencia

Este año la paciencia se ha ganado un Óscar y cuando todo pase, unas vacaciones. Si hay algo que hemos ejercitado ha sido la paciencia y toca tirar un poco más de ella.

No será eterno y pronto, ahora con la vacuna está más cerca, estaremos pensando en todo esto con lejanía así que queda un último esfuerzo, no vayamos a estropearlo ahora. No tiene sentido.

Plan b

Siempre tenemos que tener un plan b y es súper saludable tirar de él en casos como este. Si en navidad siempre estabas con tu familia y este año no puedes, habrá que hacerse con videollamadas y otras alternativas. Si siempre te ibas a esquiar en estas fechas bueno, busca otro deporte que te guste y puedas hacerlo en tu entorno cercano.

Hay que buscar alternativas que nos hagan felices y nos ayuden a llevar mejor esta situación. Y como siempre, lo mejor que puedes hacer es hablarlo y buscar ayuda / apoyo. Con coaching esto del Covid es más llevadero y no será tan cuesta arriba. ¿Qué tal si nos quitamos tanto peso y aliviamos la mochila?