Se acabó lo de recibir emails de trabajo durante tus vacaciones. Ahora no solo es una cuestión de respeto de tus compañeros y jefes hacia ti y viceversa sino que es un derecho legal para el que está de vacaciones y una obligación de cumplimiento para el que está trabajando y quiere enviar un email.

La desconexión digital llega a España y este es el primer verano que es legalmente efectiva. Muchos aún no sabemos de esta normativa, de su existencia y menos, de cómo hacer ejercer nuestros derechos. Hoy queremos ahondar más en este asunto y no porque la ley lo haya incluido en sus derechos – obligaciones sino porque los efectos emocionales de recibir un email durante las vacaciones son bastante importantes como para tenerlos en cuenta.

Desconexión digital, ¿qué es?

Desde el 7 de diciembre de 2018, en España ya se reconoce el derecho a la desconexión digital durante las vacaciones y está recogida en la Ley Orgánica de Datos de Carácter Personal y Garantía de los Derechos Digitales (LOPDGDD).

Esta ley reconoce de legalmente y de forma pionera en España (otros países ya lo impusieron hace años), el derecho a la desconexión digital en el ámbito de la relación laboral (artículo 88). Pero, ¿qué significa exactamente a efectos prácticos?

A efectos prácticos y según el artículo 88, esta ley establece que “todos los trabajadores y empleados públicos tendrán derecho a la desconexión digital con el fin de garantizar, fuera del tiempo de trabajo legal o convencionalmente establecido, el espeto de su tiempo de descanso, permisos…”.

Es decir, no se podrá enviar y por tanto recibir, ningún email de trabajo durante los periodos vacacionales. Pero, si has leído bien, la ley hace referencia a los “trabajadores públicos”, lo que quiere decir que ampara a los funcionarios. ¿Qué ocurre entonces con los trabajadores por cuenta ajena de empresas privadas?

Desconexión digital para empresas privadas

Según el marco de la ley, esta sólo puede afectar con sus consecuencias adheridas, a empleados públicos ya que los de ámbito privado dependerán del acuerdo realizado con la empresa en cuestión. Para este apunte, la Ley incluye un apunte en el que extiende que estas “modalidades de ejercicio del derecho se sujetarán a lo establecido en negociación colectiva o, en su defecto, en acuerdos entre la empresa y los representantes de los trabajadores”. Es decir, en empresas privadas, será un acuerdo entre las partes.

Lo que no quita que no sea una obligación para todos respetar el tiempo de vacaciones de los empleados, sea cual sea su cargo y es que recibir emails de trabajo durante el periodo vacacional tiene consecuencias realmente muy potentes para el estado emocional.

¿Por qué de la desconexión digital?

Porque es algo sumamente importante y necesario para todos. Esta Ley y/o determinación no tenía razón de ser años atrás. Cuando no existía el email e Internet, el trabajo se quedaba en la oficina o como mucho, en la documentación que te podías llevar a casa. Pero, con la llegada de Internet y tener en nuestros dispositivos todo: aplicaciones de gestión, email, herramientas de comunicación inmediata… Todo se ha vuelto constante y de un ritmo vertiginoso.

Por no desconectar, no desconectamos ni cuando dormimos porque el móvil sigue recibiendo información y nosotros nos levantamos con ansiedad por revistar todo eso.

Lo que no nos damos cuenta es que todos, necesitamos desconectar y aparcar el entorno laboral de nuestra vida durante un tiempo. ¿Para qué? Para descansar. Si no paramos, explotamos de estrés y de sobre saturación. El descaso es fundamental para volver renovados y con energía.

Las empresas se benefician con la desconexión digital

Cualquier líder (no hablemos de jefes de los de antes) que no vea en la desconexión digital una oportunidad, es que no es un líder sino un jefe. ¿Por qué? Porque la desconexión digital a quien más ayuda es a la propia empresa.

Si un empleado está de vacaciones y no para de recibir información, emails… No va a desconectar, no va a descansar sino que tendrá un nivel de ansiedad y estrés incluso, superior al que tendría en la oficina ya que allí, si recibe un email, puede contestar el requerimiento mientras que de vacaciones, no puede hacer más que estar dándole vueltas a la cabeza y que aparezcan los miedos e inseguridades.

Se ha valorado que recibir un email en vacaciones causa el mismo daño emocional que una discusión fuerte de pareja. ¿De verdad quiere alguna empresa que su empleado vuelva de vacaciones con más estrés que se traduce en desmotivación y enfado absoluto con su trabajo? ¿En qué cabeza cabe?

En ninguna que quiera lo mejor para su empresa así que si eres líder de alguna compañía o de un equipo, empieza por respetar el periodo de vacaciones de tus empleados. Si hay algo que debes comunicar a esa persona, es que no has hecho bien tu trabajo de previsión para con ese empleado. El descanso es un derecho y todos debemos respetarlo por el bien del trabajo venidero.