Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


competitividad empresarial-tipos de competitividad empresarial

Antes de hablar sobre los tipos de competitividad que podemos encontrar en el mundo empresarial (y de sus ejemplos) cabría plantear el concepto de competitividad, para que sepas de qué hablamos exactamente …; o mejor dicho, para que todos podamos entender la idea. Y digo esto último, porque la competitividad no se define si no es en relación a otros conceptos (¿qué producto se escoge para evaluarla? ¿qué etapas siguen las diferentes empresas en la producción de un bien determinado? ¿qué referencias tomamos para el análisis?).

Hemos encontrado un artículo de la Uníversidad de San Buenaventura (Calí / Colombia), titulado “La competitividad
como elemento esencial para el desarrollo de las regiones. Una mirada al Valle del Cauca”, en el que encontramos algunas definiciones muy válidas de competitividad en el entorno empresarial. Por acotar, se seleccionan 3 que me han resultado relevantes:

Según Alic (1997), competitividad es “la capacidad de las empresas de un país dado para diseñar, desarrollar, producir y colocar sus productos en el mercado internacional en medio de la competencia con empresas de otros países”. Como veis, el autor plantea el término en función de la capacidad empresarial para situarse a nivel internacional. Y por ejemplo, para Sáenz (2000) es la competencia de “lograr y retener” una participación en la oferta de bienes y servicios en un mercado determinado.

competitividad empresarial-tipos de competitividad empresarial5

La competitividad es un concepto relativo.

Por último, Sánchez (en 2002) describía la competitividad así: “capacidad que tiene una empresa para penetrar, consolidar o ampliar su participación en un mercado tanto local como internacional”. Personalmente esta última definición es la más clarificadora de lo que solemos entender como “competitividad”; pero como he anticipado, hay varias formas de entender el concepto. Por otra parte, la competitividad empresarial puede ser interna y externa, ya que no siempre se trata de cómo si sitúe una empresa en el mercado, sino también de la propia percepción acerca del funcionamiento.

¿Qué quiere decir esto? Pues que toda organización empresarial que desee encontrar y mantener su hueco, debería también realizar un ejercicio de auto análisis a partir de la evaluación de eficiencia. Mediante esta evaluación es posible detectar las mejoras a introducir en el funcionamiento de las estructuras internas y en la producción.

Como veis, se trata de una idea influenciada por diversos componentes del mundo de la empresa, y este mismo carácter obliga a las empresas a contar con líderes dinámicos y adaptables, que – a su vez – sean capaces de formar equipos de trabajo sólidos y competitivos, pero sobre todo que reconozcan en el “capital humano”, el mejor de los aliados. En Utopía Consultores utilizamos distintas metodologías para conseguir que los líderes y sus equipos sean eficientes y competitivos para poder afrontar los cambios y los retos que tiene por delante. Antes de pasar a los tipos de competitividad empresarial, comentaremos que las estrategias utilizadas por las diferentes empresas para ser competitivas, pueden ser diferentes entre sí.

La condición de relativa a la que hace referencia el subtítulo, nos indica que “competitividad” es un concepto en evolución e interpretable desde varias perspectivas, pero no solo eso, para medirlo se utilizan indicadores diferentes según el tamaño de la empresa, el sector al que pertenece, su posible presencia internacional, etc.

competitividad empresarial-tipos de competitividad empresarial2

Tipos de competitividad empresarial.

Para poder definir los tipos de competitividad existentes en la actualidad, se realiza un repaso por diferentes enfoques, a continuación, ¿qué tipos de competitividad podemos encontrar en el ámbito empresarial?

Competitividad Sistémica.

En este artículo podemos leer lo siguiente: “El concepto de competitividad sistémica enfatiza la importancia de aquellos factores que determinan la evolución de los sistemas económicos y que no son sistemáticamente tratados por los enfoques convencionales de la macro y microeconomía”. Este tipo de competitividad se convirtió en teoría gracias a la aportación de un grupo de investigadores del Instituto Alemán del Desarrollo (Esser, Hillebrand, Messner, …).

Esta competitividad implica una relación entre “actores” del mercado, que pueden generar beneficios a nivel nacional o internacional; y no solo centrarse en la eficacia de las empresas. Uno de los requisitos para poder desarrollar la competitividad sistémica es que entidades y personas que forman parte, sean capaces de coordinar acciones y mantener un diálogo activo. Dentro del propio enfoque, se reconocen varios niveles de coordinación: micro, meso, macro y meta.

Competitividad Estática / Dinámica.

Podemos entender esta oposición de la siguiente forma: la competitividad estática se basa en la competencia de precios, y la dinámica persigue la innovación. Vamos a verlo más detalladamente:

Competitividad estática.

Es un tipo de competitividad que hoy en día no es útil para esta época en la que (según sectores) la oferta iguala a la demanda, y a veces hasta la supera. Al invertir en activos fijos, estos se convierten en obsoletos; en un entorno variable este tipo de competitividad no hace prosperar a la empresa.

Competitividad dinámica.

En la actualidad el elemento “marketing” de las empresas es determinante; y los esfuerzos deben enfocarse en mejorar el servicio al cliente, recursos humanos y management. Eso es el tipo de competitividad dinámica.

Competitividad Espuria y competitividad auténtica.

En palabras del economista Fernando Fajnzylber, la competitividad espuria (o falsa) usa recursos naturales y el costo se realiza sobre las remuneraciones laborales, así que su recorrido en el tiempo es muy limitado, por lo que también es efímera.También definió Fajnzylber un tipo de competitividad llamada “auténtica”, de carácter estructural y que se apoya en el progreso de la tecnología, pero que también encuentra apoyo a nivel institucional.

Las ganancias de competitividad “espurias”, se aprecian con cierta facilidad y rapidez, pero no se mantienen en el tiempo.
competitividad empresarial-tipos de competitividad empresarial4

Estrategias de competitividad.

Según el diccionario de la Real Academia Española, “estrategia” es ‘un proceso regulable, conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento’; y de tomar decisiones saben las empresas, qué duda cabe. Los principales tipos de estrategias utilizadas para conseguir tener un buen nivel de competitividad, son:

  • Enfoque: la utilizan las organizaciones que solo se centran en un segmento del mercado, en busca de la diferenciación en costes.
  • Diferenciación: un producto o servicio significativamente diferente al de los competidores (incluso único) situará muy bien a la empresa, aunque el precio se incrementará para el consumidor.
  • Líder en costes: el objetivo es situarse en precios por debajo de los competidores; según la demanda existente en un momento y lugar determinado, dicho coste podrá mantenerse o no.

competitividad-empresarial6

Tras detallar algunos de los tipos de competitividad existentes en el mercado, no está de más apuntar a la necesidad de que las empresas cuenten con equipos de trabajo comprometidos y líderes resolutivos y bien formados, que puedan adaptarse a diferentes requerimientos, y en consecuencia que sitúen a la organización en un nivel competitivo adecuado con las propias expectativas. Se trata en definitiva de generar y mantener una cultura empresarial que responda adecuadamente a las exigencias del mercado interior e interior.

Esto es porque la competitividad, no se consigue si no es mediante el esfuerzo de todos los actores implicados: los empleados deben estar formados, las políticas de apoyo a la empresa serán sólidas y flexibles, las empresas tendrán como objetivo mejorar la infraestructura y sistemas de distribución. Ser una organización competitiva es, en sí mismo, un valor necesario para subsistir en el mundo empresarial.

Imágenes | 089Photoshootings, skitterphoto, kaboompics, WDnetStudio, Elastic Computer Farm

Déjanos un comentario