Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


14/02/2018

Escrito por María Alcaraz

Tips productividad

La productividad es algo que todos ansiamos, buscamos y de hecho, perseguimos y cada día, más y más. El ritmo de vida al que estamos sometidos o mejor dicho, nos auto-sometemos (porque siempre podemos ir más despacio, nada se va a quemar) es realmente muy elevado y siempre, por más que corremos, sentimos que no llegamos.

¿Por qué no soy productivo?

Uno de los motivos por los que “no llegamos” y siempre tenemos tareas pendientes con la consecuente emoción de frustración porque no hacemos aquello que nos hemos marcado es que realmente, nos creemos supermans y superwomans y pensamos que podemos con todo y más, y nuestra agenda ya no tiene ni espacio en el día para respirar, literalmente y así, es inviable que podamos culminar todo lo que nos proponemos. Porque de verdad, es imposible e inhumano. Los días tendrían que tener 50 horas mínimo y nosotros, una energía con superpoderes.

Pero otro de los motivos también por los que al final del día o de la semana revisamos nuestra lista de To-Dos y no hemos llegado a completarla, a veces ni siquiera a la mitad de la misma es porque no somos productivos. Es decir, nuestro nivel de productividad no está en lo que debería ser. ¿Por qué?

  • Porque estamos cansados de tanto dar y dar y siempre tener algo pendiente;
  • Porque también estamos cansados de lo mucho que nos exigimos y de lo que tenemos que dar en todo momento la talla en todos los aspectos de nuestra vida;
  • Porque permanecemos constantemente estresados y así es imposible que podamos ser productivos;
  • Porque además, tenemos millones de cosas alrededor que nos restan atención y nos distrae: Internet, móvil, redes sociales, etc…

Y así podríamos enumerar un largo etcétera de cosas y situaciones que nos hacen ser cada vez, menos productivos y entrar en el bucle: soy menos productivo, no llego a nada de lo que me propongo, me frustro porque no llego, esa frustración me causa desasosiego y por consecuencia, soy menos productivo. Y así, como un hámster en una rueda que da vueltas y vueltas.

Como en toda situación, para poder pararla y revertirla, lo importante es identificar cuál es el problema de raíz y erradicarlo. Tratar los síntomas de poco sirve porque se volverá a dar el caso así que vayamos, ante todo, a conocer los motivos que nos están restando atención y por ello, ser más productivos. Quizás la razón sea una situación a solucionar a nivel familiar – hogar. Puede que lo que te está restando productividad en tu trabajo sea que, realmente, no estás haciendo aquello que amas y que te gusta y entonces, deberías buscarlo y ponerte a ello en la medida que tus circunstancias te lo permitan. Sea lo que sea, hay una razón para que no estés siendo productivo así que, antes de seguir, trabaja sobre ti mismo y logra esclarecer qué ocurre. En este punto, la ayuda de un profesional que te acompañe en el proceso y te ayude a ver más allá de lo que tú estás viendo, siempre es un gran paso. Un coach te acompaña a desvelar qué ocurre y a marcarte, te ayudará a llegar al punto de productividad que necesitas y quieres.

Tips para ser más productivo

Además de solucionar la raíz del problema, es cierto que como comentábamos, en el día a día, tenemos muchos inputs externos que nos ayudan a distraernos y nos restan productividad. Eso está ahí por más felices y satisfechos que estemos y seamos con nuestro trabajo. Lo que hay que encontrar es la forma de solventarlos, evadirlos y tener rutinas que nos centren y focalicen en aquello que estamos haciendo para optimizar al máximo nuestra productividad.

1.- Planificación: Si hay algo que nos ayuda a ser más productivos eso es sin duda alguna, tener una buena planificación. La organización es fundamental para que sepamos dónde tenemos que ir, qué vamos a hacer y el tiempo que vamos a dedicar a cada tarea. Cada lunes a primera hora,, planifica lo que será tu semana profesional, las tareas que debes hacer, las reuniones, las llamadas e incluso, los mails que tienes que enviar. Si a cada tarea le asignas un tiempo determinado y haces el puzzle de forma correcta, verás lo que tienes libre para dedicarte a ti o hacer más cosas.

2.- Sé honesto con las tareas: Como decíamos también antes, seamos realistas, no somos ni superman ni superwoman. A la hora de marcarte las tareas de la semana y/o del día, se absolutamente objetivo y claro contigo mismo. Lista aquello que debes hacer y considera las horas que tiene un día y lo que es más importante, lo que tienes para dedicarle a cada tarea.

3.- Descansar: Es una de las acciones más poderosas que puedes poner en práctica para ser más productivo. Olvida eso de pasarte mil horas trabajando, dormir poco y al día siguiente, pensar que vas a estar como una flor y que podrás ser productivo. Estarás agotado. Así que duerme, descansa y en tus días libres, desconecta para dejar que tu mente se libere y se limpie.

4.- Alimentación saludable: Aunque parezca mentira, comer bien y de forma saludable es muy importante para ser más productivos. Alimentos y bebidas que pensamos que nos ayudarán a estar más despiertos sólo nos darán picos altos de atención que muy pronto dejarán de ser efectivos para dar paso a un bajón importante.

5.- Corta distracciones: Estamos enganchados al móvil y a las nuevas tecnologías. Corta todo aquello que durante tu actividad profesional te lleve a distraerte. Aunque sea difícil, pero hazlo. Cierra el mail, las redes sociales y todo lo que te lleva el foco hacia otro lugar.

6.- Ten y disfruta tu vida personal: Es imposible que seamos totalmente productivos si estamos todo el día, todos los días, trabajando. Además de descansar como decíamos antes, hay que disfrutar de la vida, tener vida social, divertirnos, pasarlo bien, hacer deporte… Y así cuando nos sentemos a trabajar seremos totalmente productivos.

7.- Focaliza y prioriza: Porque ni todo es urgente, ni todo es importante ni todo es para ayer. Así que haz una nueva lista de todo lo que se puede priorizar y empieza por ahí. Focalizate en hacer esas tareas y así cuando acabe el día, estarás satisfecho de lo que has conseguido.

Ser más productivo depende exclusivamente de ti. De tu actitud, de tu capacidad para evitar distracciones y de ponerte manos a la obra a subsanar aquello que te está restando atención.

Déjanos un comentario