Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


20/06/2018

Escrito por María Alcaraz

productividad en verano

Llega el verano y con él, el calor intenso y con el calor intenso, las pocas ganas de trabajar y es que por algo las vacaciones de los colegios son en verano y porque con las altas temperaturas, cuesta muchísimo más ponerse manos a la obra, estar concentrado y ser productivos. Además, al calor hay que sumar que estamos cansados de todos los meses de intenso trabajo. Por eso, estaremos ya todos pensando en vacaciones y tenemos muchas ganas de irnos de días libres pero puede que aún queden algunas semanas (para los que se van en julio y agosto) e incluso más para los que son de vacaciones fuera de las fechas punta ya sea porque por trabajo ahora no se pueden ir y dejar el barco solo o porque prefieren viajar cuando hay menos gente. Sea como sea, aún quedan días para darlo todo en el trabajo y empieza a costar más que en otros momentos del año. ¿Cómo hacer para que nuestra productividad no descienda (lo de elevarla ahora mismo no es el momento) y podamos terminar todas nuestras tareas antes de irnos de vacaciones?

Consejos para ser productivos en verano

  1. Lo primero que deberás tener claro es que por más que te quejes, ni el verano va a pasar antes, ni los días van a ser más cortos, al contrario: a más queja, más complicado se te hará el día, estarás de mal humor y todo será más cuesta arriba así que ten una actitud positiva, proactiva e ilusiónate con algo porque caer en la negatividad te va a arrastrar a la desidia más absoluta. Evita siempre, la queja (y esto debería hacerse extensible a todas las áreas de tu vida).
  2. Madruga y serás más eficiente. A quien madruga Dios le ayuda, no sabemos si realmente es así que a alguien le ayuda pero sí estamos de acuerdo en que es mucho mejor para el tema profesional y más, en verano. ¿Por qué? Porque cuando madrugamos le estamos ganando terreno al día y al ver las horas pasar tú ya tendrás muchas tareas hechas, en verano además se suma que las horas de la mañana temprano son las más fresquitas o menos calurosas y en consecuencia nuestra mente está más despierta y efectiva. A medida que pasa el día y el calor se hace más intenso, más cansados estaremos.
  3. Organízate el día. Una agenda es vital siempre pero sobre todo en verano. Las horas productivas son menos que habitualmente así que planifica bien tu día antes de empezarlo o puedes hacerlo la noche antes para así estar más enfocado y dormir tranquilo. No te cargues de tareas extra que sabes que no vas a poder llegar porque eso te llevará a una decepción absoluta.
  4. Primero, lo más importante – urgente. Establece un orden de prioridades y empieza por lo más urgente y también lo más importante para que así, si te da un bajón de energía y de productividad, puedas dejar para mañana lo que menos importancia tiene y puede esperar.
  5. Planifica tus descansos. Es importante que durante tu jornada de trabajo planifiques también los descansos que consideres oportunos. Ya sea para tomar un café o té, para dar una vuelta por la oficina si tu trabajo es sentado o para hacer un break… Incluye estos momentos en tu día a día y cuenta con ellos.
  6. Duerme lo máximo posible. Algo que en verano no es tan fácil como pensamos debido al calor pero que es algo que debes conseguir. Dormir en verano es muy importante y lo solemos pasar por alto y no hacerle mucho caso. Hay que dormir y que el sueño sea reparador. Sin esto, es imposible que seamos productivos en nuestro día a día. Si pasas mucho calor durante la noche, busca la manera de solucionar este inconveniente porque no dormir afectará a tu humor y con esto, todo irá en declive (ver el punto 1).
  7. Hidratación máxima. Y para terminar, algo que también afectará a tu productividad será hidratarte bien, beber suficiente agua como para no perder líquidos y que el calor más absoluto se apodere de ti. Toma bebidas frías que solucionen la sed y la hidratación (prepara té fríos o zumos naturales pero recuerda que un refresco no quita la sed ni hidrata).

Con estos tips conseguirás que el verano sea más llevadero y que el cansancio y el calor no se apoderen de ti de tal manera que no seas productivo. En el verano, sobre todo si es tu temporada alta, hay que saber encontrar esos puntos de genio también.

Déjanos un comentario