Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


3/09/2018

Escrito por María Alcaraz

síndrome postvacacional

Si algo va a determinar las noticias de esta semana en ámbitos laborales y profesionales eso será sin duda alguna, el síndrome postvacacional y la vuelta al trabajo después de las vacaciones veraniegas. Es algo ya más que habitual, impuesto y que todos esperamos y que seguramente se está haciendo más grande e importante en nuestras vidas por la importancia social que se le da y es que de toda la vida, todo el mundo ha tenido vacaciones y después, ha vuelto al trabajo. Consiste en estar mentalizado de que hay que volver y sobre, algo clave para que al vuelta al trabajo no sea tediosa: trabaja de lo que realmente te gusta, lo que representa tu pasión y no lo verás como un sufrimiento. De todas formas, para que la vuelta sea más fácil y más liviana e incluso te apetezca volver a la oficina, hoy vamos a centrarnos en cómo llevar este síndrome post-vacacional de mejor forma.

Claves para superar la vuelta al trabajo y el síndrome postvacacional

Volver hay que volver porque a no ser que tengas una situación económica envidiable, que no necesites ingresar mes a mes en tu cuenta bancaria… Todos tenemos que trabajar y te diría que incluso es algo que va más allá de una cuestión económica. Trabajar es algo muy positivo en nuestra vida porque nos hace sentirnos útiles, independientes, nos auto valoramos a través del trabajo que realizamos y nos aporta muchos más beneficios de los que pensamos. No los vemos porque estamos inmersos en la queja o el reclamo pero realmente trabajar debería estar siempre recomendado por profesionales y deberíamos dejar ver más a menudo sus beneficios. Siempre en equilibrio con nuestra vida personal y que no se convierta en una adicción. Todo en su justa medida.

Pero como volver hay que volver sea cual sea tu situación, te mostramos algunas claves para que la vuelta sea más liviana.

  • Vivir de tu pasión

Esta, como decíamos al comienzo, es la mejor clave que puedes poner en marcha en tu vida para superar con creces, el síndrome postvacacional. De hecho, si la pones en practica, jamás tendrás postvacacional. Vivir de tu pasión es dejar de pensar en el trabajo como un calvario, dejar de acostarte cada noche “sufriendo” porque mañana tienes que ir a trabajar. ¿Qué esto de vivir de tu pasión es una utopía? Ni de lejos. La cuestión es planteárselo, trazar un plan y ponerte a ello sobre seguro. Por supuesto, nada es maravilloso y trabajar y la responsabilidad cansa y también viviendo de tu pasión necesitarás vacaciones que a todos nos gusta mucho estar sin hacer nada, leer, pasear, no tener horarios pero si vives de tu pasión, la vuelta será ilusionante porque tendrás mil y una ideas nuevas que te habrán surgido en vacaciones.

  • Eliminar el agobio y la sugestión

Si te pasas todas las vacaciones y más la última parte de ellas pensando que tienes que volver y que es un horror directamente la vuelta será un auténtico horror. Eso está claro. Te estás sugestionando. Deja de repetirte lo horroroso que será volver, deja de machacarte y deja de atormentarte. Cuando haya que volver, se vuelve al trabajo que tantas satisfacciones te da y si quieres, el que te permite poder irte después de vacaciones.

  • Hazte con la rutina unos días antes

Aunque parezca una barbaridad, te ayudará a no estar ko los primeros días de trabajo. No esperes al día que tienes que volver para pasar de levantarte a la hora que querías y acostarte muy tarde a tener que madrugar. Ve modulando tus horarios de nuevo hasta que el día de vuelta no se convierta en un auténtico sufrimiento. Puedes levantarte pronto y disfrutar de la playa en la mañana que está sola y leer un poco. Así tu cuerpo se va acostumbrando de nuevo al horario habitual de trabajo y no tendrás un sueño constante y horrible.

  • Paciencia contigo mismo

Como todo en la vida va de tener paciencia y comprensión con uno mismo. Has estado un tiempo sin hacer nada de trabajo y solo aquello que te apetecía, no quieras en dos días coger el ritmo de trabajo habitual. Date tu tiempo, se benévolo contigo mismo y seguro que en unos días, estás de vuelta al 100%.

  • Volver un miércoles

Esta es una táctica que si te la puedes permitir, está muy bien porque si vuelves un lunes la semana la vas a ver eterna mientras que si vuelves un miércoles, verás más cerca el fin de semana y la sensación de felicidad será mayor. El esfuerzo no será tan grande y todos ganaréis.

  • No te des al café como un loco

No funciona. El café te da un pico de despertar y actividad momentáneo pero te caerás a los pocos minutos u horas. Así que la vuelta no va de engancharse al café y mantener los madrugones con cafeína. Vuelve a comer saludable, equilibrado y bien. Haz tu deporte habitual y ten una rutina saludable.

Y con esto, la vuelta será siempre más liviana pero ante todo, encuentra aquello que te haga feliz y que se convierta en tu trabajo para como dicen, nunca más tengas que trabajar. Si no tienes claro qué quieres hacer pero lo que haces ahora no te hace feliz, con sesiones de Coaching podemos juntos, encontrar aquello que es la pasión de tu vida y trazar un plan para ejecutarlo y que seas absolutamente feliz.

Déjanos un comentario