Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


21/04/2015

Escrito por utopiaCF

La motivación de una subida de sueldo
No conozco a nadie que no sienta que debería ganar más dinero en su trabajo. El argumento frecuentemente es que si tuviera un sueldo mayor se sentiría más motivado. Yo me descubro pensando así de vez en cuando y busco mecanismos para justificarme, sabiendo lo que se.

La motivación de una subida de sueldo solo dura dos meses.

Es la dura realidad. Es lo que indican una buena cantidad de estudios sobre el tema. Es lo que ha trascendido de los estudios psicológicos. Solo dos meses.

Pasados estos dos meses, un trabajador vuelve a tener unos niveles de motivación similares a los que tenía antes del aumento salarial.

Es más, estudios similares indican que, una vez alcanzamos un nivel de ingresos determinado, la motivación de un aumento es nula.

Con esto no quiero decir que los aumentos de sueldo no deban producirse o que no supongan ningún estímulo para el trabajador, Lo que quiero decir es que un aumento de sueldo es inútil si no va acompañado de otras medidas tales como el reconocimiento profesional, el aumento del nivel de maestría o la posibilidad de afrontar nuevos retos.

En estos supuestos, el aumento salarial supone un refuerzo para el cambio de situación. Marca una línea entre el antes y el después.

Unos ejemplos claros de esos que me gustan, los que he sufrido en mis propias carnes.

Tuve un empleo en el que semestralmente revisaban mi contrato y siempre tenía una pequeña subida. El primer mes me hizo ilusión, pero el resto de meses lo veía como algo normal, algo que me merecía y no suponía un aliciente para trabajar más duro. En este caso, hubiera dado lo mismo que me subiera el sueldo cada 3 meses, no me hubiera sentido más motivado.

Por otra parte, en otro empleo más reciente fui ascendido dos veces en dos años sin tener un aumento de sueldo. Mi percepción de mis “ascensos” fue muy negativa porque, aunque me permitían desarrollarme profesionalmente, consideraba injusto la asunción de más responsabilidad sin cobrar más por ello. En este caso, una pequeña subida de sueldo hubiera reforzado mi percepción del puesto. Hubiera sentido que subían un escalón.

A la hora de justificar nuestra falta de motivación con el salario que cobramos, no está de más reflexionar si no hay causas subyacentes más importantes que el salario en sí.

Por supuesto, no digo que no debiéramos albergar la legítima ambición de querer cobrar más dinero por nuestro trabajo. Lo que quiero decir es que tengamos en cuenta que es lo que motiva de verdad a los trabajadores del conocimiento.

Es aquí donde entran otros factores no económicos de motivación, que son tanto o más importantes para los trabajadores.

Aprender en tu trabajo

Muchas personas disfrutan de su trabajo simplemente porque en él aprenden algo útil todos los días o se desarrollan como profesionales. Superar nuevos retos y aprender en el proceso es una poderosa herramienta de motivación.

Autonomía y capacidad de decisión

Por regla general, en trabajadores con cierto grado de compromiso, cuanta más autonomía se les da más motivados se sienten. Autonomía no significa independencia total, la motivación en este sentido viene del reconocimiento de los logros alcanzados con los criterios propios por lo que, aunque es conveniente dejar que se tenga capacidad de decisión, se debe mantener un sistema de valoración de estas decisiones.

Horarios flexibles. Teletrabajo

Muchos empleos hoy en día no requieren un horario específico ni que se trabaje desde un puesto físico. Ofrecer la posibilidad de trabajar por objetivos, no fijar hora de entrada ni de salida o permitir que algunos días se pueda trabajar desde casa es una forma sencilla de motivar a un trabajador sin que esto impacte en la cuenta de resultados. Hay estudios que apuntan incluso a que estas circunstancias hacen a las personas más productivas

Implicación e información

Las personas se sienten más motivadas cuanto más implicadas están en un proyecto. Es recomendable que los trabajadores estén informados de circunstancias de la empresa que no tienen que ver con su trabajo en el sentido estricto. Informar de los resultados trimestrales de la compañía, hablar de los planes de futuro del consejo de dirección, compartir a grandes rasgos la planificación estratégica… Todo esto ayuda a que las personas nos sintamos parte importante de algo.

Reconocimiento

Felicitar a alguien porque se ha hecho un buen trabajo, reconocer ante los compañeros que determinada labor se ha desarrollado de manera excelente e incluso celebrar determinadas victorias en equipo ayuda mucho a mejorar los niveles de motivación. Es conveniente no hacerlo de forma forzada, sino intentar que este reconocimiento surja de forma natural.

Como vemos, aunque las subidas de sueldo son necesarias en muchas circunstancias, la motivación que suponen a medio plazo es limitada. Debemos ser capaces de manejar otros resortes que mejoran las condiciones de los individuos sin pasar por mejorar sus condiciones económicas.

A fin de cuentas, el dinero no es lo único que importa en esta vida.

 

Escrito pro Daniel Grifol

2 Respuestas al menos

[…] días. Lo más probable es que haya que revisar su salario cada año. Máxime teniendo en cuenta que la motivación de una subida de sueldo solo dura unas semanas. Si, es cierto que me subirte el sueldo hace unos meses pero “¿que […]

Es verdad que tendemos a pensar que la motivación está asociada a una subida de sueldo y no siempre es así, cada persona es distinta y nos motiva una cosa distinta.

Déjanos un comentario