Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
Teléfono


29/12/2017

Escrito por María Alcaraz

Vivir de tu pasión

Quedan escasos días para despidamos el 2017. Doce meses, con sus días y con sus semanas en los que hemos estado embarcados en nuestra rutina con el fin de conseguir aquellos objetivos que tales días como estos de hace justo un año, nos estábamos marcando en nuestra agenda física y mental. Eran nuestras metas más ansiadas, nuestros sueños y anhelos para este 2017 que ahora toca decir adiós.

Seguramente, porque a todos nos pasa en mayor o menor medida, dependiendo de la situación en la que nos encontremos, todos nuestros objetivos de nuevo año se reparten entre nuestra faceta o área personal y la profesional teniendo esta mucho peso incluso más que la anterior (qué equivocados estamos y de qué forma más errónea hacemos el reparto) y es que en el trabajo pasamos la mayor parte de nuestra vida y rige cómo nos sentimos y actuamos en el resto. De hecho, focalizamos toda nuestra vida o la mayoría en el trabajo para así poder conseguir dinero y que nuestra parte personal sea mejor aunque la realidad es que si estamos bien en nosotros mismos, con nosotros y en nuestra faceta más íntima y personal, el resto será un éxito porque tendremos todas las herramientas: determinación, seguridad, iniciativa e ilusión, para abarcarlas y hacernos con aquello que deseemos.

Pero, dicho esto, sigamos con los objetivos que siempre nos marcamos cuando un año se despide y llega otro. Como comentábamos, la parte profesional o laboral es fundamental y afortunadamente y gracias un nuevo despertar de conciencia general, cada día más nos enfocamos en salir de trabajos que no nos aportan, que son repetitivos y en los que nos sentimos muy alejados de ser felices y estar satisfechos para emplearnos en aquello que realmente amamos, que nos gusta y que consideramos… ¡Nuestra pasión! A finales de año y con el balance hecho de los meses anteriores nos ilusionamos pensando que este, el que entra, será por fin el año en el que viviremos de nuestra pasión y podremos poner en práctica la frase que tan viral se ha hecho de “vive de tu pasión y nunca más tendrás que trabajar” y es que trabajar y pasar horas y días en lo que realmente amamos, si lo consigues, no lo verás como un trabajo sino como algo que te aporta felicidad, que es un medio fantástico para conseguir dinero y tener la vida que realmente deseas.

Si estás en esta situación de qué buscas, quieres y necesitas porque tu cuerpo – alma – corazón te lo pide, vivir de tu pasión, quizás es hora de coger papel y bolígrafo y hacerte, por escrito, esta pregunta: ¿Es el 2018 el año en el que me adentro a vivir de mi pasión?

¿Por qué ahora es el boom de vivir de nuestra pasión?

A esta pregunta podría haber infinidad de respuestas tantas como profesionales que se dedican a estudiar este movimiento o personas que se han puesto manos a la obra pero quizás algunas de las soluciones más habituales o extendidas es que con la crisis económica que vivimos hace algunos años y motivado por el alto desempleo, fue la oportunidad para muchos de realmente hacer aquello que amaban al no tener el miedo de dejar un trabajo “serio” y seguro. También quizás porque el avance tecnológico e Internet ha facilitado poner en marcha ideas de negocio con menor inversión económica que antes y es más fácil testear si algo funciona y poder reconducir el negocio de una manera u otra.

A todo esto, no olvidemos también que realmente la generación actual está viviendo un cambio de consciencia y busca de forma más determinada la felicidad emocional y global en su vida.

¿Es todo camino de rosas lo de vivir de tu pasión?

Bueno, realmente no. Vivir de tu pasión, ponerte a ello y llegar a conseguirlo no es que sea algo súper fácil (quizás sí o quizás no) que no te llevará esfuerzo ni dedicación. Al contrario. Puede y seguro que será así que cuando te pongas manos a la obra con lo que realmente amas y comiences tu proyecto le dediques muchas más horas que las que empleabas en tu trabajo en nómina y estés, aún fuera del “auto-trabajo” pensando constantemente en ello día y noche. Entonces, dirás, ¿qué tiene de mágico y de bueno dedicarse a lo que uno ama? Pues la gran diferencia está en que cuando trabajas en algo que realmente no es lo que amas, no te hace feliz y la insatisfacción es absoluta pero cuando tu trabajo es tu pasión, aunque vengan momentos difíciles, aunque estés cansado o tengas que dedicar todo tu tiempo a ello, lo harás con otra actitud, pensarás que lo estás haciendo por aquello que realmente te encanta hacer, la satisfacción es muchísimo mayor y sin duda alguna, no te importará ni el reloj ni los esfuerzos y las situaciones complicadas las gestionarás desde otro punto.

¿Qué entendemos por pasión para poder vivir de ella?

Puede que tengas muchas ideas de negocio en la cabeza que consideras realmente rentables. Puede que quieras emprender de una manera u otra. Ideas seguro no te van a faltar pero, ¿son realmente tu pasión? ¿Qué es la pasión sobre algo para poder vivir de ella y no considerarlo un trabajo?

La pasión es una emoción – un sentimiento. Es algo que te hace sentir increíblemente bien, que cuando lo piensas se te ilumina la cara, que siempre has pensado en ello y has estado enfocado en conseguirlo. Es eso en lo que cuando estás de vacaciones, relajado y con tiempo libre, siempre estás soñando y moldeando en tu cabeza. Es lo que apareció una vez ahí hace mucho tiempo y por más que tengas en tu vida, no sólo no desaparece sino que cada vez se hace más y más intenso y potente en tu mente.

A veces es un trabajo por cuenta propia y poner en marcha tu proyecto propio. Otras puede ser conseguir un determinado puesto en una empresa concreta. Quizás sea irte a otro país a vivir y trabajar de otra cosa completamente diferente. No siempre es ser emprendedor y poner un negocio. Lo que siempre es común a vivir de tu pasión es que puedas vivir de aquello que realmente despierta absolutamente todas las mariposas de tu estómago, ese otro cerebro tan potente que todos tenemos.

Y ahora que sabes un poco más, ¿es el 2018 el año en el que vivirás de tu pasión? Si tienes dudas o no estás seguro, un buen acompañamiento puede ser la clave para descubrirlo. Un coach irá de tu mano y juntos, podéis dar con la clave y comenzar a vivir de tu pasión.

Déjanos un comentario