productividad consciente

Ser más productivo es el objetivo de todos tanto a nivel profesional como personal. Conseguir estar enfocado en la tarea que nos envuelve y conseguir hacerla en menos tiempo sin que la calidad de la misma se vea mermada, es lo que se persigue a diario. Obtenerlo nos reportará importantes beneficios incluyendo satisfacción e ilusión. Y es que la productividad es un valor en alza. ¿Cómo conseguirla de forma consciente y mantenerla en el tiempo? Abordamos la productividad consciente.

Ser productivos, una actitud

Todos queremos ser más productivos. Todos queremos trabajar (en el entorno profesional y personal) y realizar nuestras tareas totalmente enfocados. Deseamos ahorrar tiempo, rasgar minutos al reloj y que además, cada cosa que hagamos que esté bajo los máximos parámetros de calidad. Esto solo se va a conseguir con productividad consciente, una productividad totalmente dirigida y monitorizada.

Pero ¿cómo es eso de ser productivos? Ante todo la productividad tenemos que tomarla como una actitud. Podemos catalogarla como una cualidad pero de esas que se hacen, que se trabajan, que se consiguen con esfuerzo y metodología. ¿Se nace siendo productivo? Seguramente nuestra personalidad afecta a ello pero será sobre todo lo aprendido en nuestras familias y cómo hemos crecido lo que de adultos determine si de forma natural somos productivos.

Ser productivos es ante todo, estar enfocados. Y es que si algo afecta a la productividad es eliminar o no sucumbir a las distracciones que nos puedan atacar mientras estamos realizando una tarea. Algo realmente complicado en los tiempos actuales en los que las distracciones están presentes en todo momento (Internet, whatsapp, redes sociales, llamadas…).

Hoy en día trabajar en pro de la productividad es realmente complicado. Por eso cada vez se valora más tener personal eficiente y eficaz.

Productividad sí, pero consciente

Una vez que tenemos claro que queremos ser más productivos, el siguiente paso es trabajar en pro de esa productividad. Nada (o muy poco) llega porque sí. Todo es cuestión de trabajo, de ponerse a ello y de ante todo, querer hacerlo. En estos tiempos y momentos en lo que todo son justificaciones para evadirnos del trabajo, vamos a arrojar claves para trabajar esta productividad consciente.

Porque lo consciente es más efectivo ya que lo manejas tú. No queda bajo la responsabilidad de nadie, no queda en manos de la suerte o de alguna entidad divina. Todo lo que sea tu responsabilidad es posible cambiarlo, modificarlo y mejorarlo. Y la productividad consciente no va a ser menos.

Atención consciente:

Lo primero que necesitamos para ser más productivos es como decimos, querer serlo. Tienes que interiorizar la actitud de tener durante el tiempo de realización de la tarea, atención consciente y plena. Eso implica que tu tarea es lo único que importa en ese instante. Nada más. No hay nada más que tengas que atender durante ese momento.

Para ello hay herramientas de medición del tiempo muy útiles en internet que te ayudarán a tener esa atención consciente. Márcalo como reto: por ejemplo mientras estás escribiendo un post de blog, no mirarás Internet, no atenderás llamadas ni whatsapp, no redes sociales, etc. Cuando acabes, tienes unos minutos para todo ello y así distraer tu mente. Pero marca también los momentos de distración.

Eliminar distracciones:

Como decíamos en el punto anterior lo fundamental es eliminar distracciones que tengamos alrededor. Ahora mismo por Internet y los teléfonos móviles tenemos demasiadas distracciones a nuestro alrededor. A eso hay que sumarle la adicción que tenemos al teléfono móvil y que siempre, estamos enganchados a él.

Está comprobado que volver a la tarea que estábamos realizando tras una interrupción es muy complicado y conlleva un gasto de energía brutal muy superior al que implica hacer esa actividad desde cero. Por ello, te aconsejamos que en la medida que tu trabajo lo permita, elimines esas distracciones.

En mi caso personal, mientras estoy escribiendo este post, mi teléfono está en modo avión o luna  (así no tengo la tentación de mirar notificaciones, ni me entran llamadas, ni mensajes ni puedo mirar las redes sociales). Internet lo tengo disponible para poder mirar determinadas referencias pero acoto muchísimo lo que miro e intento hacerlo previamente.

Trabajo en una oficina con más gente pero también tenemos nuestros códigos para evitar distracciones. Si tenemos los cacos – auriculares puestos, significa que estamos focalizados y nadie nos moleta. Marca esas pautas también si tienes personas alrededor para evitar distracciones.

Enfoque:

Por último pero no menos importante, el enfoque que tú pones en las actividades que realizas. Para todo lo que implementamos en la vida, el enfoque es fundamental y totalmente necesario. Sabemos que hacer algo sin poner nuestro foco en ello aporta un elevado nivel de posibilidad de errar. Cuántos errores humanos se han descubierto en transacciones y acciones que incluso han conllevado drásticas consecuencias. Por eso, estar enfocados y pensar que no podemos hacer más de una cosa a la vez si queremos hacerlo bien es fundamental para el resultado.

Sin todos estos parámetros y muchos que podríamos describir como tener un espacio de trabajo ordenado y limpio, listar tus tareas y organizarlas por importancia – urgencia, etc serán claves para poder trabajar una productividad consciente que te ayudará mucho a optimizar tu tiempo de trabajo y los resultados obtenidos.

Si quieres trabajar esta productividad consciente en Utopía Coaching tenemos metodologías probadas y altamente efectivas. Las adaptaremos a tú perfil y necesidades. ¿Hablamos?